Ley 9.688

LEY 9.688
Buenos Aires, 11 de octubre de 1915
B.O.: 21/10/15

Accidentes del trabajo y enfermedades profesionales. Con las modificaciones de las Leyes 12.631, 12.647, 13.639, 15.448, 18.018, 18.913, 19.233, 20.272, 20.505 y 21.034, del Dto. 10.135/44 y de los Dtos.-Leyes 7.604/57, 7.606/57 y 4.834/58.

Nota: DEROGADA por Ley 24.028 (B.O.: 17/12/91).

CAPITULO I - Responsabilidad por accidentes

Art. 1 (1) – Todo empleador será responsable de los accidentes ocurridos a sus empleados u obreros durante el tiempo de la prestación de los servicios, ya sea por el hecho o en ocasión del trabajo o por caso fortuito o fuerza mayor inherente al mismo.

El empleador será igualmente responsable del accidente cuando el hecho generador ocurra al trabajador en el trayecto entre su lugar de trabajo y su domicilio, o viceversa, siempre que el recorrido no haya sido interrumpido en interés particular del trabajador o por cualquier razón extraña al trabajo.

El Estado nacional, las provincias y las Mnicipalidades en su carácter de empleadores están sujetos a las responsabilidades y obligaciones que esta ley establece.

(1) Texto según Ley 18.913, art. 1 (B.O.: 15/1/71).

Art. 2 (1) – Quedan comprendidos en el presente régimen todos los empleados u obreros que se desempeñen en relación de dependencia, cualquiera fuera la índole de las tareas del trabajador o la clase de actividades practicadas por el empleador, con excepción de los domésticos que estén exclusivamente al servicio del patrono.

El Estado nacional, las provincias o las Municipalidades, según corresponda, responderán asimismo de los accidentes ocurridos a las personas obligadas a prestar un servicio con carácter de carga pública, ya sea por el hecho o en ocasión del cumplimiento del servicio que dicha carga implica, con sujeción a los siguientes principios:

a) Cuando la incapacidad fuera absoluta y permanente u ocurriera el fallecimiento, se abonará la indemnización máxima que fija el art. 8.

b) Las indemnizaciones que correspondan abonar en los otros supuestos de incapacidad se determinarán tomando en cuenta el porcentaje de disminución de la capacidad laborativa, con relación al monto máximo de la indemnización que fija el art. 8.

c) Deberá prestarse a la víctima asistencia médica y farmacéutica gratuitas y proveérsele aparatos de prótesis y ortopedia, de conformidad con el art. 26.

(1) Texto según Leyes 18.913 (B.O.: 15/1/71) y 19.233 (B.O.: 21/9/71).

Art. 3 (1) – Sólo procede la indemnización por causa de accidente, de acuerdo con la presente ley, cuando la incapacidad para el trabajo que el mismo origine exceda de cuatro (4) días corridos.

(1) Texto según Ley 18.018 (B.O.: 2/1/69).

Art. 4 – Queda exento el patrón de toda responsabilidad por concepto de un accidente del trabajo:

a) Cuando hubiere sido intencionalmente provocado por la víctima o proviniere exclusivamente de culpa grave de la misma.

b) Cuando fuere debido a fuerza mayor extraña al trabajo.

Cesará igualmente la responsabilidad del patrón con respecto a cualquiera de los derechohabientes de la víctima que hubiese provocado voluntariamente el accidente u ocasionándolo por su culpa grave.

Art. 5 – La responsabilidad del patrón se presume respecto de todo accidente producido en los casos del art. 1 de la presente ley, sin más excepciones que las especificadas en la anterior disposición.

Art. 6 (1) – La responsabilidad del patrón subsiste aunque el obrero trabaje bajo la dirección de contratistas de quienes aquél se valga para la explotación de su industria. Sin embargo, tratándose de explotaciones forestal, agrícola, ganadera o pesquera, el contratista que use máquinas movidas por fuerza mecánica responde exclusiva y directamente por los daños ocasionados por las que sean de su propiedad.

(1) Texto según Ley 12.631 (B.O.: 30/7/40).

Art. 7 (1) – Los patrones podrán sustituir las obligaciones relativas a la indemnización por un seguro constituido a favor de los empleados u obreros de que se trate, en una compañía o en asociación de seguros patronales que reúnan los requisitos establecidos más adelante, y siempre a condición de que las indemnizaciones no sean inferiores a las determinadas por la presente ley. No obstante, el trabajador o sus causahabientes podrán accionar contra el empleador o el asegurador, indistinta o conjuntamente.

(1) Texto según Ley 18.913 (B.O.: 15/1/71).

CAPITULO II - De la indemnización

Art. 8 (1) – Para determinar el monto de la indemnización se tendrá en cuenta:

a) Si el accidente hubiera causado la muerte de la víctima, el empleador estará obligado a sufragar los gastos de entierro, los cuales no excederán del equivalente a tres veces el importe mensual del salario mínimo vital vigente en el momento del infortunio, y además a indemnizar a sus derechohabientes con una suma equivalente a mil salarios diarios de conformidad a lo dispuesto en el art. 11.

La indemnización por este concepto, así como también para los casos contemplados en los incs. b) y c), no será superior al importe equivalente que resulte de computar diez años de salario mínimo vital y móvil vigente al tiempo del accidente.

Se considerarán derechohabientes, a los fines de esta ley, las personas enumeradas en el art. 37 de la Ley 18.037, quienes concurrirán en el orden de prelación y condiciones allí señalados. La mitad de la indemnización corresponde a la viuda o al viudo; si concurren hijos, nietos o padres del causante en las condiciones de la citada disposición legal la otra mitad se distribuirá entre éstos por partes iguales, con excepción de los nietos, quienes percibirán en conjunto la parte de la indemnización a que hubiera tenido derecho el progenitor prefallecido.

A falta de hijos, nietos o padres, la totalidad de la indemnización corresponde a la viuda o al viudo.

Para el reclamo de la indemnización bastará con la simple acreditación del vínculo de parentesco que se invoque y demás recaudos que podrá establecer la reglamentación.

b) En caso de incapacidad absoluta y permanente para el trabajo, corresponderá a la víctima una indemnización igual a la establecida en el inciso anterior.

c) En caso de incapacidad parcial y permanente, la indemnización será igual a mil (1.000) veces la reducción diaria que haya sufrido el salario de la víctima a consecuencia del accidente.

En los casos contemplados en este inciso y en el anterior, el monto indemnizatorio que corresponda abonar a la víctima, así como también, en su caso, el máximo previsto en el inc. a) se incrementarán en un cincuenta por ciento (50%) cuando el incapacitado necesite la asistencia constante de otra persona.

Los supuestos que configuren esta circunstancia serán establecidos por la reglamentación.

d) La incapacidad temporal producida por el accidente se indemnizará con una suma igual al setenta y cinco por ciento (75%) del salario diario, desde el día del infortunio. Cuando exceda de treinta (30) días corridos, la indemnización diaria será igual al ciento por ciento (100%) del salario diario, a partir del trigésimo primer día, de acuerdo con los días laborables del convenio de aplicación.

Pasado el término de un año, la incapacidad se considerará como permanente a los efectos de la indemnización, en cuyo caso no podrán descontarse los valores entregados a título de salario durante aquél.

(1) Texto según Leyes 18.913 (B.O.: 15/1/71) y 21.034 (B.O.: 6/10/75).

Art. 9 (1) – Los empleadores o aseguradores deberán depositar el valor de la indemnización que corresponda de acuerdo con la presente ley y los intereses que se hubieran devengado en caso de acción judicial, a nombre del accidentado o de sus derechohabientes, en el organismo o repartición nacional que determine la reglamentación. Si por cualquier circunstancia el depósito se hiciera judicialmente o ante una autoridad administrativa nacional, provincial o municipal distinta de la indicada, el juez, tribunal o funcionario receptor de los fondos no podrá disponer su entrega al accidentado o sus derechohabientes, debiendo proceder a transferirlos de inmediato al organismo o repartición antes señalada.

Todo pago que los empleadores o aseguradores hicieran directamente al accidentado o sus derechohabientes no liberará a aquéllos de las obligaciones emergentes de la presente ley.

En este caso, si los accidentados o sus derechohabientes no iniciaren las acciones judiciales correspondientes o las abandonaren, el organismo o repartición nacional que tenga a su cargo la aplicación de la presente ley podrá disponer, cuando lo considere viable y previa intimación, la promoción o continuación de las acciones tendientes a hacer ingresar definitivamente la indemnización al Fondo de Garantía a que se refiere el art. 10, en la medida en que el accidentado o sus derechohabientes la hubieran percibido directamente, entregándose el excedente a los beneficiarios.

Una vez ingresada al organismo o repartición indicada en el párrafo primero, la indemnización se entregará:

1. Al accidentado, quien podrá disponer libremente de ella, si tuviera cumplida la edad de dieciocho (18) años.

2. A los causahabientes del accidentado fallecido, si fueran capaces.

3. A los representantes necesarios del accidentado o sus derechohabientes, si fueren incapaces o aquél no tuviera cumplida la edad de dieciocho años.

(1) Texto según Ley 19.233 (B.O.: 21/9/71).

Art. 10 – Ingresarán a una cuenta especial que se incorporará al presupuesto general de la Nación, denominada "Fondo de Garantía", con régimen de administración directa y que sustituirá a la actual cuenta "Caja de Accidentes del Trabajo":

a) Las indemnizaciones que correspondan abonar por causa de fallecimiento de los trabajadores que no dejen causahabientes con derecho a las mismas.

b) Las rentas ya constituidas, cuyos beneficiarios fallecieren sin dejar causahabientes con derecho a las mismas de acuerdo con las leyes vigentes al momento de producirse el accidente.

c) El importe de las indemnizaciones y de las rentas, ingresadas y pendientes de pago, cuyo derecho al cobro hubiera prescrito o prescribiere de acuerdo con el art. 19.

d) El importe establecido por el Dto.-Ley 8.064/57.

e) El importe de las multas que se impongan por incumplimiento a la presente ley.

f) Toda otra suma que, depositada por cualquier causa ante el Departamento Accidentes del Trabajo, no sea reclamada en el término de dos años a partir del depósito.

g) Toda suma que deba depositarse en cumplimiento del Dto. 7.604/57 y su reglamentación, y cuyo derecho a reclamar su pago o su empleo hubiere prescrito en el plazo fijado en el art. 19.

En este caso el comienzo de la prescripción será el momento en que se exteriorice la necesidad de portar, renovar o reparar la prótesis.

h) Los importes provenientes de la venta de títulos de la deuda pública, que oportunamente se hubieren adquirido con fondos depositados ante la Caja de Accidentes del Trabajo o ante el Departamento Accidentes del Trabajo y que no estén afectados a la liquidación de capitales y rentas dispuesta por Ley 19.233.

i) Toda renta o interés proveniente de la inversión de fondos ingresados al organismo de aplicación de esta ley, por depósito de indemnizaciones o cualquier otro concepto.

j) Los importes provenientes de la venta de títulos de la deuda pública constituidos en cumplimiento del inc. a) del art. 20 de la Ley 9.688 derogado por el art. 7 de la Ley 18.913 pertenecientes a personas o compañías de seguros que han dejado de operar o con domicilio desconocido.

Los fondos de esa cuenta se destinarán exclusivamente:

1. A pagar las indemnizaciones, con exclusión de salarios por incapacidad temporal, intereses, costas y gastos causídicos, que dejaren de abonarse por insolvencia absoluta de los empleadores, judicialmente declarada. Para gozar de esa garantía, la víctima o sus causahabientes deberá realizar las gestiones razonablemente indispensables para ejecutar la sentencia, dentro del plazo de noventa días de quedar firme la misma, y solicitar la declaración de insolvencia dentro de los treinta días de vencido el plazo antes indicado.

2. A cubrir los gastos administrativos propios del servicio específico que tenga a su cargo la aplicación del régimen de la presente.

(1) Texto según Leyes 19.233 (B.O.: 21/9/71) y 20.272 (B.O.: 18/4/73).

Art. 11 (1) – Se entiende por salario anual, a los efectos de esta ley, el percibido por el obrero durante el año anterior al accidente, del patrón a cuyo cargo se encuentra este último; y por salario diario, el que resulte de la división del salario anual por el número de días hábiles del año.

Si el operario no hubiere trabajado durante todos los días hábiles del año anterior al accidente, se calculará el salario diario dividiendo la ganancia del obrero, percibida en todo el tiempo que trabajó en dicho año, por el número de días de trabajo efectivo realizado por la víctima.

Si aquélla fuere un aprendiz, la indemnización se computará con arreglo al salario más bajo ganado por los operarios de la misma industria y categoría en que trabajó el aprendiz.

A fin de determinar el salario básico para acordar las indemnizaciones por los accidentes en las explotaciones forestal, agrícola, ganadera y pesquera, se establecerá en la reglamentación que deberá dictar el Poder Ejecutivo la forma de establecer el salario anual y el promedio diario, sobre la base del conjunto de los jornales que se abonen a los obreros en los diversos períodos de la explotación, no debiendo considerarse solamente los jornales extraordinarios que se abonen en las épocas del levantamiento de las cosechas, zafras, esquilas o trabajos semejantes que se hacen en determinadas épocas del año.

(1) Texto según Ley 12.631 (B.O.: 30/7/40) y Dto. 10.135/44.

Art. 12 – A los efectos de las disposiciones anteriores, el Poder Ejecutivo determinará al reglamentar esta ley, las lesiones que deban conceptuarse como incapacidades absolutas y las que deban conceptuarse como incapacidades parciales, teniendo en cuenta en caso de concurrencia de dos o más lesiones la edad de la víctima y su sexo.

Art. 13 – La indemnización por accidente del trabajo no puede ser objeto de embargo, cesión, transacción o renuncia, y goza de todas las franquicias y privilegios acordados por las leyes civiles y comerciales al crédito por alimentos.

Art. 13 bis (1) – La indemnización acordada por este ley no excluye ni suspende ninguno de los beneficios establecidos en las leyes de jubilaciones, pensiones y subsidios.

(1) Texto según Ley 12.647 (B.O.: 9/10/40).

Art. 14 (1) – El obrero víctima de un accidente que origine una incapacidad transitoria para el trabajo perderá el derecho a continuar percibiendo la parte del salario que le acuerda la ley, desde el día en que se ausente del país, y mientras permanezca en el extranjero. Los sucesores del obrero, cualquiera sea la nacionalidad de éste o aquéllos, gozarán de los derechos que esta ley les acuerda aunque no residan en el país.

(1) Texto según Dto.-Ley 7.606/57.

CAPITULO III - Acción de indeminización

Art. 15 – En la Capital y en los territorios nacionales será juez competente, para conocer de la acción de indemnización por accidentes del trabajo, el juez del lugar del hecho o del domicilio del demandado, a elección del actor, siguiéndose el procedimiento sumario.

Art. 16 (1) – Sin perjuicio de lo que dispone la Ley 17.516 y su reglamentación, los representantes del ministerio público de incapaces de las provincias tendrán personería para ejecutar y percibir con sus respectivas jurisdicciones los valores que deban ingresar al Fondo de Garantía a que se refiere el art. 10, como también para intervenir en los pedidos de insolvencia a que alude el apart. 1 del mencionado artículo.

(1) Texto según Ley 19.233 (B.O.: 21/9/71).

Art. 17 – Los obreros y empleados a que se refiere esta ley podrán optar entre la acción de indemnización especial que les confiera la misma, o las que pudieran corresponderles según el derecho común, por causa de dolo o negligencia del patrón. Sin embargo, ambas son excluyentes, y la iniciación de una de ellas o la percepción de cualquier valor por su concepto importa la renuncia "ipso facto", de los derechos que en ejercicio de la otra pudieran corresponderles.

Art. 18 – Además de la acción que se acuerda contra el patrón o empresario, la víctima del accidente o sus representantes conservan, contra terceros causantes de aquél, el derecho de reclamar la reparación del perjuicio causado, de acuerdo con los principios del Código Civil.

Por terceros se entiende los extraños a la explotación industrial, quedando así excluidos de tal categoría el patrón y sus obreros o empleados.

La indemnización que se obtuviera de terceros, de conformidad a la presente disposición, exonera al patrón de su responsabilidad en la parte que el tercero causante del accidente se obliga a pagar.

La indemnización contra terceros puede ser ejercitada por el patrón a su costa y a nombre de la víctima o sus herederos, si ellos no la hubieran iniciado hasta ocho días después de producido el accidente.

Art. 19 (1) – Las acciones emergentes de esta ley prescriben a los dos años de producido el hecho generador de la responsabilidad.

Sin perjuicio de la aplicabilidad de las normas del Código Civil, las actuaciones administrativas interrumpirán el curso de la prescripción durante el trámite, pero en ningún caso por un lapso mayor de seis meses.

Las acciones relativas a la percepción de las indemnizaciones e intereses ingresados a la Caja de Accidentes del Trabajo o al organismo o repartición a que se refiere el primer párrafo del art. 9, como también al cobro de las rentas, prescriben a los dos años, contados desde el día del ingreso o de constitución de las rentas. Las acciones que al 31 de diciembre de 1970 no estuvieran prescritas prescribirán a los dos años a contar desde esa fecha.

(1) Texto según Leyes 18.913 (B.O.: 15/1/71) y 19.233 (B.O.: 21/9/71).

Art. 20 – Las compañías de seguros contra accidentes o asociaciones patronales que pretendan subrogar a los empresarios en las obligaciones que para ellos emanan de la presente ley deberán estar autorizadas al efecto por el Poder Ejecutivo de la Nación o de las provincias y constituidas de conformidad a las siguientes bases:

a) Derogado por el art. 7 de la Ley 18.913 (B.O.: 15/1/71).

b) Establecer la obligación de verificar las indemnizaciones, de conformidad a las prescripciones de esta ley, fijando la escala a primas bajo su base.

c) Constituir las reservas de capitales que en atención al monto de los seguros realizados fijen los reglamentos decretados por el Poder Ejecutivo.

d) Exclusión de toda cláusula de caducidad respecto de la víctima o sus derechohabientes.

e) La separación completa de las operaciones relativas al seguro obrero con relación a las de otro género que tenga a su cargo la empresa.

Art. 21 – En caso de falencia de la compañía o asociación patronal en que se hubieran constituido seguros obreros, o del patrón que debiera una indemnización, los fondos destinados a su pago no entrarán en la masa común, y volverán, respectivamente, al empresario que contrajo el seguro, en el estado en que se hallaban en el momento de la falencia, o pasarán a la Caja de Jubilaciones para la constitución de la renta.

CAPITULO IV - De las enfermedades profesionales

Art. 22 (1) – Cuando un obrero se incapacite para trabajar o muera a causa de enfermedad contraída en el ejercicio de su profesión, tendrá derecho a la indemnización acordada por esta ley, con arreglo a las condiciones siguientes:

a) La enfermedad debe ser declarada efecto exclusivo de la clase de trabajo que realizó la víctima durante el año precedente a la inhabilitación.

b) No se pagará indemnización si se prueba que el obrero sufría esa enfermedad antes de entrar a la ocupación que ha tenido que abandonar.

c) La indemnización será exigida del último patrón que empleó al obrero durante el referido año en la ocupación cuya naturaleza generó la enfermedad, a menos que se pruebe que ésta fue contraída al servicio de otros patrones, en cuyo caso éstos serán responsables.

d) Si la enfermedad, por su naturaleza, pudo ser contraída gradualmente, los patrones que ocuparon durante el último año a la víctima en la clase de trabajo a que se debió la enfermedad, estarán obligados a resarcir proporcionalmente al último patrono, la indemnización pagada por éste, determinándose la proporción por arbitradores si se suscitare controversia a su respecto.

e) El patrón en cuyo servicio se incapacite por enfermedad un obrero, debe dar parte como si se tratase de un accidente.

Se considerará enfermedad profesional toda aquella que sea motivada por la ocupación en que se emplee al obrero o empleado.

(1) Texto según Ley 18.913 (B.O.: 15/1/71).

CAPITULO V - Disposiciones generales

Art. 23 – Es absolutamente nula toda cláusula que exima al patrón de responsabilidad por los accidentes que se produzcan, o que en cualquier concepto resultase derogatoria de la presente ley.

Art. 24 – Serán asimismo nulas de pleno derecho y sin efecto alguno, las obligaciones contraídas por las víctimas o sus derechohabientes, con intermediarios que se encarguen, mediante emolumentos convenidos anticipadamente, de asegurarles el goce de los derechos reconocidos por esta ley.

Art. 25 – El obrero y, en caso de fallecimiento del mismo sus derechohabientes, deberán poner el accidente en conocimiento de la autoridad judicial o policial más próxima, en el término que el Poder Ejecutivo determine, so pena de sufrir una reducción del veinticinco por ciento (25%) de la indemnización correspondiente, salvo caso de fuerza mayor o impedimento de otro orden debidamente constatado. Igual manifestación está obligado a verificar el patrón dentro de las 24 hs. de haber llegado el accidente a su conocimiento, bajo pena de multas de cincuenta pesos ($ 50) a cien pesos ($ 100). La autoridad pública nacional que reciba la denuncia del hecho deberá ponerla en el día en conocimiento del patrono y de la Oficina del Departamento Nacional del Trabajo que funcionare en el lugar del accidente. Igual procedimiento se solicitará de los gobiernos de provincia por parte de los funcionarios referidos que de ellos dependan.

Art. 26 – En los accidentes producidos sin causa legal excusable para el empresario, el mismo está obligado a facilitar gratuitamente la asistencia médica y farmacéutica a la víctima, hasta que se halle en condiciones de volver al trabajo, fallezca o se declare incapacitada permanentemente, y siempre que aquélla acepte recibir la asistencia por facultativos designados por el patrón. En todos los casos, el alta deberá ser conformada por la autoridad administrativa.

Sin perjuicio de las indemnizaciones establecidas, los empleadores deberán proveer al accidentado los aparatos de prótesis y ortopedia cuyo uso se considere necesario y a su renovación normal, pudiendo, en los casos que determine la reglamentación, sustituir su obligación por una indemnización que será también justipreciada por la misma.

(1) Texto según Dto.-Ley 7.604/57 y Ley 15.448 (B.O.: 28/10/60).

Art. 27 – La víctima del accidente, o sus derechohabientes, gozará del beneficio de pobreza a los efectos del cobro judicial de la indemnización.

Art. 28 – Cuando la Nación sea responsable del accidente, podrá ser sometida a la acción judicial sin necesidad de previa reclamación administrativa.

Art. 29 – El Poder Ejecutivo, al reglamentar la presente ley, indicará en la Capital Federal y territorios nacionales las medidas que, con el fin de prevenir accidentes, deberán adoptarse en todo trabajo en que haya peligro para el personal. Las infracciones al cumplimiento de esta reglamentación serán pasibles de multas de cincuenta pesos ($ 50) a doscientos pesos ($ 200), sin perjuicio de las responsabilidades ordinarias.

Art. 30 – El Poder Ejecutivo reglamentará la forma en que los empresarios o patrones pueden verificar la asistencia o vigilar el estado de las víctimas de los accidentes por medio de facultativos que ellos mismos designen.

Art. 31 – De forma.